La Guardia Civil cierra «Egunkaria» con orden de la Audiencia Nacional

GARA. 21-02-2003
Detenidas diez personas relacionadas con el periodico, entre ellas sus maximos responsables.
Tras lograr del magistrado Juan del Olmo, titular del Juzgado número 6 de la Audiencia Nacional, la orden judicial correspondiente, la Guardia Civil clausuró ayer las instalaciones de "Euskaldunon Egunkaria" y detuvo a diez personas relacionadas, en la actualidad o años atrás, con este medio de comunicación, entre ellas sus máximos responsables. Los efectivos policiales registraron igualmente los domicilios de los arrestados y los puestos de trabajo de tres de ellos en las revistas Jakin y Argia y en las oficinas de la Federación de Ikastolas en Donostia. La operación policial fue justificada por el Ministerio de Interior mediante una nota consensuada con la propia Audiencia Nacional.La agresión contra "Egunkaria" provocó enorme indignación, lo que cristalizó en una convocatoria de manifestación para mañana en Donostia, que saldrá a las 17.00 del Antiguo.

IRUÑEA

Con nocturnidad y alevosía, la Audiencia Nacional y las FSE han vuelto a dejar a Euskal Herria sin uno de sus medios de difusión más significativos, como ocurriera en julio de 1998. La mancheta azul y amarilla de ''Euskaldunon Egunkaria'' que ha destacado en los escaparates durante los últimos trece años no lucirá hoy en los kioskos, aunque los lectores euskaldunes no estarán desprovistos de una publicación en su lengua.

La operación se inició a primera hora de la madrugada, y se completó pasado el mediodía, cuando ante las sedes del diario y de otras empresas y sociedades que fueron registradas por los uniformados se habían congregado ya cientos de vascos para expresar su repulsa por la acción.

A esa hora, en una reunión auspiciada por Kontseilua y en la que participaron representantes de partidos, sindicatos, organismos sociales y agentes del ámbito del euskara se terminó de perfilar una respuesta popular en forma de movilización: la manifestación que partirá mañana a las 17.00 del barrio donostiarra del Antiguo. Y, mientras tanto, una parte de la plantilla de ''Egunkaria'' ponía manos a la obra para mantener en la calle sin interrupción el «compromiso con los lectores a través de nuestra única arma, que es la palabra», como señaló en Iruñea el responsable de esta delegación, Alberto Barandiaran. Similar mensaje fue lanzado a esa hora en Andoain por el subdirector de la publicación, Xabier Lekuona. Su intención es poner hoy en los kioskos un monográfico sobre la operación.

Protestas improvisadas

El cierre policial, explicado por la Audiencia Nacional y el Ministerio del Interior a través de una nota elaborada conjuntamente según explicaron agencias de información, se vuelve a justificar a través de una supuesta relación con ETA, como ocurriera en su día con ''Egin'' y Egin Irratia. También de la misma forma, ha sido ejecutado por un juez instructor del tribunal especial español, sin posibilidad de juicio por lo tanto, e incluye la detención del director de la publicación y de otros dirigentes o ex responsables de las parcelas periodísticas y empresarial.

Precisamente fue el director de ''Egin'', Jabier Salutregi, uno de quienes acudieron al parque Martín Ugalde de Andoain, en que se ubica la redacción central del diario euskaldun, para expresar su apoyo a los trabajadores. Junto a él se vio a dirigentes de formaciones políticas y sindicatos abertzales, a numerosos representantes del ámbito de la euskaldunización y de algunos medios de comunicación vascos y, lógicamente, a la mayor parte de la plantilla afectada, que debatió en asamblea la situación creada. Por la tarde, rechazaron con contundencia las acusaciones dirigidas desde Madrid en una comparecencia pública. Sólo la dele- gación de Baiona se salvó de la intervención policial. Todas estas respuestas populares fueron agradecidas por un comunicado emitido en nombre de ''Egunkaria'' que empieza señalando que «la sociedad vasca está sufriendo de nuevo una sinrazón judicial y policial» y sitúa inequívocamente la operación como «ataque directo y brutal al euskara».

«Nos han cerrado 'Egunkaria' por la fuerza, pero todos los que tenemos relación con este proyecto pondremos todo de nuestra parte, sin escatimar nada, para que haya cada día un periódico en euskara en la calle, para que nuestros lectores puedan seguir recibiendo información», anuncia la nota.

«Los ciudadanos crearon 'Euskaldunon Egunkaria' ­recuerda­. Este proyecto surgió gracias a su iniciativa, a su trabajo y a su dinero, precisamente porque existía un vacío claro en la normalización del euskara, porque faltaba cada mañana un periódico que nos trajera las noticias en euskara. Durante trece años sin cesar, 'Egunkaria' se ha ocupado de cubrir el hueco, y no de cualquier modo», subraya la nota, que destaca la acogida ofrecida por los euskaldunes y recuerda que «nuestra labor diaria ha dejado clara la independencia y la pluralidad de 'Egunkaria'».

«Por ello, esta operación no va sólo en contra de la comunidad euskaldun, sino de la libertad de expresión en general, del derecho a informar y a recibir información», añade.

Tras este repaso, 'Egunkaria' muestra su agradecimiento a «todos los ciudadanos, políticos, sindicalistas y agentes del mundo de la cultura y la sociedad que se acercaron a nuestras sedes a mostrar su solidaridad nada más conocer la noticia», y les emplaza a que sigan apoyando su causa. «Hemos sentido vuestro apoyo cálido y cercano», remarca.

La nota, junto a todo ello, no olvida a los diez detenidos, de quienes dice que «los queremos con nosotros cuanto antes, para seguir trabajando juntos en este bello proyecto que tanto les debe a todos. Solidaridad y cariño a todos ellos y a sus allegados de parte de todos los que formamos 'Egunkaria'».

Trescientos guardias civiles ejecutaron diez arrestos y 21 registros

GARA  IRUÑEA

Diez arrestados y nada menos que 21 registros es el balance de la operación desarrollada por la Guardia Civil contra el único diario que se publica íntegramente en euskara. Según fuentes oficiales, 300 uniformados se encargaron de echar la persiana a las oficinas que ocupaba hasta ahora ''Euskaldunon Egunkaria'' en cuatro ciudades y de detener a algunos de sus actuales o anteriores responsables.

Además de las oficinas del periódico en Andoain, Iruñea, Bilbo y Gasteiz, de donde se llevaron básicamente documentación periodística y administrativa en papel o dis- quetes y ordenadores, los uniformados tomaron las sedes de otras empresas o publicaciones argumentando que los detenidos trabajaban ahora allí. Curiosamente, la mayor parte de ellas tiene relación con el euskara, como es el caso de la Federación de Ikastolas, la revista "Argia" y Jakinkizunak S.L. Las sedes de Plazagunea S.L., Diana Texnologia S.L. o Zine Zero S.L. también fueron ocupadas policialmente.

A partir de la 1.00, la macroredada se puso en marcha con los arrestos de Fermín Lazkano, de 44 años, en Eibar; Inma Gomila, de 45, en Hondarribia; Pello Zubiria, de 45, en Hernani; Xabier Alegria, de 44, en Lezo; Luis Goya, de 52; Xabier Oleaga, de 46, en Orereta; Txema Azurmendi, de 53, en Donostia; Juan Mari Torrealdai, en Usurbil; Iñaki Uria, de 42, en Zarautz; y Martxelo Otamendi, de 45, en Tolosa. Todos ellos tienen o han tenido responsabilidades en la dirección periodística o empresarial del proyecto desde su puesta en marcha hace trece años.

Como consecuencia del auto judicial, además, se procedió a la clausura de la empresa Egunkaria Sortzen S.L. y de Egunkaria S.A., así como del propio diario. Según precisó el Ministerio del Interior, en el caso de la primera empresa se decreta además la suspensión de actividades, y en la segunda se clausuran sus loca- les en Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y Nafarroa.

En una acción que no resulta habitual, por la tarde el Ministerio de Interior emitió una nota resumiendo la operación, en la que, además de acusar a Xabier Alegria de actuar como «enlace» entre el medio de difusión y ETA, asegura que la operación «tiene un carácter marcadamente técnico» y llega a remarcar que «el grupo mayoritario de las pesquisas está relacionado con estudios económicos contables y financieros».

En la misma línea, se aseveró que la «premisa inicial» indicaba que «la banda terrorista ETA intervino en la creación, designación de directivos y dinamización del diario 'Egunkaria'». A su vez, se señala que con la operación de ayer «se pretende demostrar la intervención de ETA en la finan- ciación del rotativo a través de las mercantiles relacionadas, y si efectivamente sigue siendo una de las empresas del 'proyecto Udaletxe'». Iruin relaciona la medida con el estado de excepción F.F.

DONOSTIA

En su primera valoración, Iñigo Iruin, representante legal de "Egunkaria", recordó que «se está repitiendo una historia de hace cinco años», con la clausura de "Egin". «Entonces ya dijimos que el cierre de un medio de comunicación es anticonstitucional, porque sólo es posible, conforme a la Constitución española, en los supuestos de estado de excepción o estado de sitio». También mantuvo que «para encontrar una norma que posibilite el cierre cautelar de un medio de difusión, hay que remontarse a la Ley de Prensa e Imprenta de Fraga de 1966».

Al requerirle su opinión sobre el auto de clausura, al que tuvo acceso GARA y del que el letrado todavía no tenía notificación, el abogado mostró su perplejidad al conocer que la orden de cierre fue «inducida» por el propio Servicio de Información de la Guardia Civil, al que, como explicó, «no le corresponde hacer esa petición y, por lo tanto, se ha excedido en su cometido como Policía Judicial».

RASH Madrid - Red & Anarchist Skinheads Sección Madrid